viernes, 27 de noviembre de 2015

Bebederos para perros de razas grandes

Todos aquellos que tenemos perros grandes, especialmente cuando el tiempo es cálido, nos damos cuenta de que el agua "desaparece" y por ello los típicos "bebederos" (similares al plato de comida y con una capacidad de entre 1 y 2 litros) se nos quedan muy pequeños. Nada que decir si además tenemos más de un perro grande. 

Ante esto ¿qué solución buscar? Lo primero en lo que pensamos en la mayoría de ocasiones es en un cubo de agua típico de 15L, de plástico azul y asa metálica. Pero acto seguido pensamos en lo poco que le duraría a nuestro peludo en un arranque de aburrimiento o lo fácil que sería para él volcarlo. 

La solución más común a la que se suele llegar es al reaprovechamiento de las ollas viejas, tienen la ventaja de ser de acero inoxidable (o material similar), pero esto suele tener otro problema ¿como las sujetamos?

Lo más higiénico y funcional termina siendo hacerse con unos cubos metálicos de acero pulido. Ojo, es importante que sea con una terminación pulida o terminaremos teniendo problemas con el agua en reposo. Podemos sujetarlos a cualquier soporte con los ganchos incorporados o directamente desde el asa que se encuentra convenientemente reforzada. Ninguno de los acabados es cortante, pues están especialmente preparados para nuestras mascotas.

Podemos encontrar distintas tiendas por internet donde los venden, por ejemplo a muy buen precio en Armeria Carlos

Esperamos que si los probáis nos contéis que tal os han funcionado con vuestros compañeros de cuatro patas ;)

viernes, 24 de abril de 2015

Perfiles de ADN

Perfil de ADN Laboklin.
Imagen cedida por Laboklin.
Empieza a ser algo bastante extendido entre los criadores profesionales la realización de los perfiles de ADN en sus reproductores, así como también las Sociedades Caninas en otros países de Europa empiezan a obligar a su realización (en España se ha iniciado una base de datos desde la RSCE con todos aquellos ejemplares que obtienen el punto obligatorio del Campeonato de España)

Hay quien se puede preguntar ¿y todo esto, para qué?

Un perro (o cualquier animal) hereda la mitad del material genético de su padre y la otra mitad de su madre, por tanto disponer del perfil genético nos permite confirmar si los datos que se muestran en el pedigree son o no realmente correctos.

Perfil de ADN de Antagene.
Imagen cedida por Margo Peron
Se ha podido confirmar en distintas ocasiones que la paternidad declarada no era la correcta (por ejemplo, en el caso del Perro Lobo Checoslovaco a traves del Locus B, responsable de forma recesiva de la manifestación del color marrón (muy claro en la pigmentación de las trufas) siendo este un color no natural en la raza y prueba de que se habían realizado cruces con Perro Lobo de Saarlos). Este hecho no solo ha preocupado a los Clubs de Raza sino también a las entidades responsables de la emisión de Pedigrees y es que para la correcta conservación de la raza la información que allí se manifiesta es imprescindible (de cara a cualquier tipo de selección e incluso de asuntos tan básicos como la propia salud o consanguinidad). 

En algunas ocasiones puede ser una forma de demostrar estafas, en otras ocasiones una forma de detectar errores (siempre pueden producirse accidentes). A través de la realización de prueblas de ADN también es posible rectificar (en caso de figurar errores de paternidad) el pedigree de nuestros ejemplares, tras contactar con la entidad responsable de su expedición.

martes, 10 de febrero de 2015

Seguimiento y control del Celo

Desde Último Bastión consideramos importante extremar las precauciones por nuestra parte y dejar al azar lo imprescindible. Por ello realizamos un seguimiento estricto de las hembras durante su periodo reproductivo.

En primer lugar, desde que apreciamos los primeros signos de sangrado las hembras son apartadas de la manada para evitar disputas entre nuestros machos (y tras las primeras dos semanas de sangrado, aproximadamente, es necesario también para evitar montas accidentales).

CITOLOGÍA realizada a nuestra hembra Sombra.
Proestro. La hembra todavía no estará receptiva.
 Transcurridos los primeros 10 días desde que apreciamos los primeros signos de sangrado visitamos a nuestro veterinario. Disponemos de dos métodos principales para el seguimiento:

- Análisis de progesterona: el veterinario extraerá sangre a la hembra y la preparará para su remisión al laboratorio para obtener un resultado cuantitativo (también existe la posibilidad de darnos resultado orientativo (cualitativo) en el momento)