miércoles, 27 de marzo de 2013

Qué es el Agility


Campo de Agility
Agility es un deporte que practican el guía y su perro. Consiste en que el guía corra guiando a su perro por un circuito que diseña el juez del campeonato antes de este y que da 7 minutos antes de empezar a los participantes para conocerlo y practicarlo. El guía debe conducir a su perro por el circuito sin tocarlo y sin tocar los obstáculos, solo con gestos y palabras. Esto hace que la coordinación y complicidad entre el dueño y el perro deba ser excelente.
Básicamente, una carrera de agility consiste en un circuito formado por un determinado número de obstáculos enlazados de forma aleatoria  y con la suficiente dificultad para que el perro no pueda completarlo sin su dueño compitiendo contrarreloj.

EL RECORRIDO
En una competición de agility existen dos tipos diferentes de recorridos: el jumping, y el completo. La diferencia entre ambos está en el tipo de obstáculos que se emplean: 
  • En el recorrido jumping sólo se utilizan saltos, túneles y slalom.
  • En el recorrido completo (agility estándar) se emplean, además la pasarela, la empalizada y el balancín.

Tanto para el recorrido tipo jumping como para el tipo completo, los obstáculos tienen asignado un orden establecido por el juez de la prueba quien decide el diseño del trazado limitado únicamente por las dimensiones del terreno de competición, que suele ser un rectángulo de 30 x 40 metros.

Los participantes, hasta el momento de la competición, desconocen cuál va a ser el trazado sobre el que tendrán que guiar a su perro, y disponen de 7 minutos, previos al comienzo de la competición, para reconocer y memorizar el orden de paso de los obstáculos para poder guiar al perro. La coordinación guía – perro es  lo que más influye sobre el resultado final de la prueba.

Una vez terminado el reconocimiento, empieza la competición. Dentro del recinto, el perro tiene que ir suelto siguiendo las indicaciones de su dueño que será quien se encargue de guiarlo, acompañándole a la carrera durante todo el circuito. El guía emplea órdenes verbales y gestos que son las que le permiten indicar al animal cuál es el recorrido de la carrera. Si hay contacto alguno con el perro los participantes son eliminados y si se toca algún obstáculo se penaliza añadiendo tiempo al conseguido contrarreloj. Si el participante se equivoca de orden establecido, queda eliminado.

Los trazados establecidos por el juez tienen diferente grado de dificultad en función del nivel en el que se encuentren los participantes (Es posible competir en Grado I, Grado II o Grado III). La mayor o menos dificultad se consigue creando un circuito con giros más o menos pronunciados, o bien acumulando en un corto espacio de terreno diferentes tipos de obstáculos de las que sólo uno será el apropiado. En cualquier caso, sin la correcta intervención del guía, el perro sería incapaz de terminar un recorrido.